En numerosas ocasiones me encuentro en la consulta y en los talleres, personas que piensan que para hacer una meditación tienes que ser casi Buda, que requiere una preparación muy metódica y que tienes que disponer de mucho tiempo y conocimientos.

Verdaderamente la práctica facilita mucho el conseguir más rápidamente el estado adecuado y los efectos que deseas. Si no tienes práctica y no sabes lo que va a pasar, ni cómo hacerlo, quizás necesites más tiempo. Sin embargo puedes meditar mientras realizas cualquier tarea mecánica, como prepararte una ensalada o pasear por el parque. Lo importante es que te concentres en lo que estás haciendo en este momento.

Se puede llegar a meditar en tan solo un segundo, haciéndote consciente de ti mismo y concentrándote en la respiración.

Te dejo un vídeo que lo explica muy bien. Utilízalo en tu día a día, verás como reduces el estrés, como mínimo. Si meditas diariamente verás como tu vida cambia. Puedes leer algunos de sus beneficios en el artículo anterior: ¿Qué es la meditación?