hooponopono

Ho’oponopono es una práctica que solían utilizar los antiguos habitantes de Hawai. Cuando se producía algún problema, con toda la familia presente, se iban pidiendo perdón los unos a los otros, uno a uno.

Esta práctica se hizo conocida a través del Dr. Ihaleakala Hew Len, que trabajó en el Hawaii State Hospital durante tres años, en un pabellón donde estaban internados criminales de extrema agresividad. El personal que trabajaba allí tenía miedo constante a ser atacado por los internos e iba con la espalda contra la pared. El porcentaje de bajas por enfermedad era muy alto y después de poco tiempo el personal renunciaba a su puesto. El Dr. Hew Len nunca visitó profesionalmente a los internos, aunque si los conocía y participaba en las actividades que se realizaban. Revisaba sus historiales y trabajaba en si mismo, en sus pensamientos y memorias. Y limpiaba y borraba…. Al cabo de unos meses algunos internos ya caminaban sin grilletes, a otros se les redujo la medicación. El ausentismo laboral bajó, con lo que había más personal del que necesitaban. Y finalmente el pabellón se cerró.

Ho’oponopono significa “hacer lo correcto” o “rectificar un error”. El error son los pensamientos dolorosos o erróneos del pasado que quedan dentro de nosotros provocando enfermedades y desequilibrios de todo tipo. Mediante Ho’oponopono liberamos toda esa energía que hemos ido acumulando, resolviendo los problemas que nos preocupan.

 

Pero, ¿Qué es un problema?

Un problema es el resultado de todos esos pensamientos a los que les damos vueltas constantemente, una y otra vez, memorias y emociones que nos recuerdan situaciones pasadas en las que de una u otra manera sufrimos.

Lo que verdaderamente queremos es liberarnos de esos pensamientos, de esas emociones contenidas, de ese dolor. Mediante Ho’oponopono neutralizamos esas emociones que tenemos asociadas a una persona, un lugar o una cosa, borramos esas memorias dolorosas. Y lo que borramos de nosotros también se borra de esa persona, lugar o cosa, y se borra de nuestros parientes, de nuestros antepasados… sin necesidad de que esa persona esté delante de nosotros, o que estemos en ese lugar o veamos esa cosa.

Debemos tomar 100% de responsabilidad de todo lo que pasa en nuestra vida. Sin embargo no somos culpables. Solemos buscar la causa de nuestros males en el exterior, cuando realmente están dentro de nosotros. Reconociendo esa responsabilidad podemos perdonar y a la vez limpiar las memorias erróneas.

Y hay que dar las gracias, porque todo lo que aparece en la vida nos da la oportunidad de soltar, limpiar y borrar, y así solucionar.

 

¿Y cómo se hace eso?

Se hace conectando con nuestro subconsciente, nuestro Niño Interior, el es quien almacena todas esas memorias dolorosas, debemos pedirle perdón por esas memorias almacenadas que solo nos hacen daño a nosotros diciendo:

 ¡LO SIENTO! ¡PERDÓNAME! ¡TE AMO! ¡GRACIAS!

 

¿Cuándo y cómo lo podemos aplicar?

Ante cualquier situación que nos haga sufrir. Nos dirigimos a la Divinidad (dependiendo de nuestras propias creencias: Dios, Buda, el Universo…) de esta forma nos perdonamos a nosotros mismos.

Si estamos ante una persona o situación que nos disgusta:

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Cuando vivamos situaciones que se repiten constantemente sin que sepamos cómo resolverlas:

“Divinidad, lamento que mis pensamientos erróneos hayan creado esta situación en mi vida, te ruego que limpies estas memorias”

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Si tenemos problemas monetarios o de salud:

“Divinidad, te ruego que limpies en mi lo que está contribuyendo a mi escasez, enfermedad…

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Si tenemos problemas de relaciones:

“¡Lo siento! ¡Perdóname! por cualquier memoria que haya causado esto entre nosotros, por favor bórrala, cancélala ¡Te amo! Gracias, Gracias, Gracias”

 

Si tenemos problemas de trabajo o cualquier otro problema:

“Lo siento, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto ¡Te amo! ¡Gracias!

Hazlo siempre, para cualquier cosa, en cualquier lugar. Cuanto más lo hagas, mas soltaras y mas limpiaras, y llegará un momento que tu mente se aquietará, encontrarás la Paz interior, la Tranquilidad.

¿Y qué pasará con los problemas? Que se solucionarán.

 

La Paz esté contigo, toda mi Paz.

La Paz del YO.