Carta de Fin de Año

 

Ahora que se acerca el final de año tendemos a pensar: “ojala el año que viene sea mejor” y a organizar rituales de Fin de Año para tener más suerte el año próximo.

Esta es una forma de centrar nuestra atención en el exterior, siempre buscando fuera, cuando la felicidad está siempre en nuestro interior.

Este año quiero dejarte un ejercicio de Fin de Año que espero te sea de mucha utilidad para conseguir tus sueños, o al menos para acercarte más a ellos.

  1. Coge un papel bonito para escribir y un bolígrafo o pluma que represente algo especial para ti, es importante escribirlo a mano.
  2. Cuida tu entorno: escoge un lugar que sea cómodo para escribir. Puedes encender una vela si te gusta o ponerte incienso y una música que te guste si eso te hace sentir mejor.
  3. Siéntate y relájate, toma aire…
  4. Ahora imagina como querrías que fuese tu vida justo dentro de un año, a finales de 2018, “como si” fuese Navidad o Fin de Año, cuando te sientes otra vez a escribir esto mismo.
  5. Imagina todo lo que te gustaría sentir, como sería tu vida: familia, pareja, trabajo, vivienda… Lo más importante es que sientas que tu vida es cómo quieres que sea. Con todo lujo de detalles… ¿Quién está a tu lado? Pareja, familia, amigos, mascotas… ¿Qué sientes cuando tu pareja te besa? ¿Cuándo tus hijos te abrazan? ¿Cuándo acaricias a tu mascota? ¿Qué sientes cuando te dan ese ascenso? ¿Cómo es la sensación cuando cambias de trabajo? ¿Y esa nueva casa, que sientes al entrar en ella? Nota eso en lo más profundo de ti…
  6. Empieza a escribir: cuando ya has conectado con todos esos sentimientos y sensaciones como si las estuvieses viviendo en este instante, es el momento de escribir, tienes delante todo un papel en blanco para escribir lo que tú quieras. Primero pon la fecha de tu carta (31 de diciembre de 2018 por ejemplo). Puedes empezar dando las gracias a quien tú creas. Este podría ser un ejemplo que adaptes a tus creencias o a tu forma de ver el mundo:“Querido Universo, Amado Dios, etc.…” te doy las gracias porque durante este año 2018 mi vida ha cambiado y he conseguido mis objetivos/sueños/ilusiones… Escribe con todo lujo de detalles como es tu vida en este momento (a finales de 2018) meteorología, sensaciones, lo que ves, qué es lo que sientes, ¡TODO!… no omitas detalles por más sencillos que te parezcan.
  7. Ahora que tienes escrita tu carta, reléela y conecta con esas sensaciones que sientes al leerla y confía.
  8. Durante siete días lee tu carta, conectando con todo aquello que has escrito, lo más importante es volver a conectar con las emociones y sentimientos que te inspira.
  9. Cuando pasen los siete días, guarda tu carta y olvídala hasta final del año que viene.

Si haces esto puede que te sorprendas el año que viene cuando leas tu carta y puede que quieras seguir escribiendo todos los años.

 

¡Feliz Año 2018!

 

 

El niño interior

El niño interior es en Ho’oponopono la parte más importante de nuestro ser, la relación más importante que existe en nuestra vida. El niño interior es donde están guardadas todas las emociones, sentimientos, recuerdos, olores, imágenes, sonidos, sensaciones y vivencias. En fin, todas las memorias, tanto nuestras como de nuestros antepasados.

Según Ho’oponopono nuestro ser está formado por tres partes:

  • Superconsciente, la parte espiritual
  • Consciente, la parte que toma las decisiones, donde reside el libre albedrio
  • Subconsciente, la parte emocional, nuestro Niño Interior (Unihipili en Hawaiano)

En nuestro niño interior es donde se han guardado todas las experiencias dolorosas que hemos vivido. Él percibe el mundo, nuestras relaciones y las personas de una determinada forma, según las vivencias que ha tenido. Por eso el reacciona ante determinados estímulos para asegurar nuestra supervivencia o para evitar que alguien nos haga daño. De ahí que nuestro niño interior esté siempre asustado y en situación de alerta.

Imagínate un niño de 4 ó 5 años teniendo que vivir y sobrevivir en una vida de adulto. ¿Qué pasaría si eso fuese verdad? Te puedes llegar a imaginar un niñito de 5 años camino del trabajo, que lo ha dejado su pareja o que vive una situación de peligro, por ejemplo un accidente de tráfico. ¿Cómo te imaginas que reaccionaría? Quizás abriría mucho los ojos, enmudecería y se escondería en un rincón.

Nuestro Niño es esa parte nuestra que ha estado escondida y abandonada durante mucho tiempo. Por eso hay que tratarlo con mucho amor y comprensión. Es donde limpiaremos todas las memorias que hay guardadas en nosotros y donde sanaremos. Si el niño colabora, la limpieza se hará muy rápido, para eso tenemos que ganarnos su confianza, convencerlo con amor y paciencia de que está a salvo, de que cuidaremos de él, como adultos, pase lo que pase. Y también de que jugaremos y reiremos con él, como se hace con los niños.

El origen de las enfermedades físicas o los trastornos emocionales está en nuestro niño interior, esos síntomas nos alertan de que algo no está bien. Y es allí, en el mismo nivel en que se crearon, donde deben sanar.

Te ofrezco una meditación que he creado para ti. Puede servirte de guía para volver a contactar con ese niño, para tratarlo con amor, respeto, comprensión. Para ir liberando esas memorias almacenadas en su interior y recobrar el equilibrio y la paz en tu vida.

Te deseo la Paz más allá de todo entendimiento.

Gratitud. Una potente herramienta para sentirte Feliz

Gracias

Recuerdo que mi madre siempre decía: “es de bien nacido el ser agradecido”, crecí y pasé mi adolescencia oyéndolo, pero no entendía su verdadero significado. Pensaba, en mi ignorancia, que se refería solo a un protocolo social, a dar las gracias cuando te abrían la puerta, te hacían un favor, o recibías un regalo. Esa es, en general, la percepción que tenemos de la gratitud.

Un buen día, hace ya años, inmersa en una profunda depresión, empecé a buscar formas para salir de ella. Conocí por casualidad en un encuentro de empresarios una persona que me habló de la gratitud. Sinceramente, en aquel momento no la entendí, pero algo quedo dando vueltas por mi cabeza, y busqué….

De esa búsqueda resultó mi Diario de Gratitud, que todavía conservo. Lo he hojeado mientras escribía este post. El primer día no llené ni una hoja. Conforme pasaban los días parece que me animaba y ya fui llenando una hoja por las dos caras, y así fue aumentando. Hoy en día no necesito escribir por lo que estoy agradecida, simplemente doy las gracias por la mañana cuando me despierto, antes de levantarme.

Hasta el momento, mi diálogo interno (esa vocecita que siempre está hablando en nuestro interior) se enfocaba siempre en las cosas que no tenía, que no había tenido nunca, que había perdido o que no había conseguido. Pero en cuanto empecé mi Diario de Gratitud, mi visión de la vida cambió; empecé a fijarme en todas las cosas que SI tenía, y no hablo solo de cosas materiales, sino de la salud, de la comida diaria, del amor, de la amistad, todas esas cosas que damos por hechas y a las que no damos ninguna importancia.

La Gratitud es un estado, y ese estado es de plenitud, así como la depresión es un estado de carencia. En el estado de vibración de la Gratitud, tomamos conciencia de lo que somos y donde estamos en el momento presente, nos hace cambiar de estado de ánimo y reconocer todo lo bueno que tenemos en este mismo momento. Fijándonos solo en lo bueno que tenemos en nuestra vida es imposible estar triste.

En el estado de Gratitud recibes un regalo y lo agradeces de corazón, y si más tarde correspondes a quien te lo dió, lo harás desde el corazón, con amor. No desde el protocolo social como un simple intercambio.

¿Y cómo se hace?

  1. Escribe un Diario de Gratitud, es un buen método para empezar, en él puedes escribir regularmente todo aquello bueno que hay en tu vida y por lo que estás agradecido. Escribe todas y cada una de las cosas buenas que hay en tu vida, no te dejes ninguna.
  2. Dale las gracias a las personas a las que les estés agradecida por algo. Una llamada, un correo, una visita… diles porqué les estás agradecido.
  3. Tómate un momento cada día para pensar aquello por lo que estás agradecido, y da las gracias por ello.
  4. Puedes empezar a utilizar Ho’oponopono, que explico en otro de mis artículos, y que te ayudará a expresar esa gratitud.

Verás cómo cada vez te sientes mejor, no solo emocionalmente, sino también físicamente. Reducirás tu estrés, tendrás más ganas de hacer cosas, más energía, tu sistema inmunológico se fortalecerá, verás reforzada tu autoestima, todo será diferente.

Así que doy las gracias por poder llegar hasta ti y te doy las gracias por leerme.

Si te ha gustado este artículo compártelo con las personas que quieras y empieza por darles las gracias.

¡Gracias!

Ho’oponopono – Herramientas de limpieza

hooponopono cursos

En Ho’oponopono existen diferentes formas de limpiar nuestras memorias erróneas, los pensamientos que nos dan vueltas en la cabeza. Una de ellas son las Herramientas, que se pueden combinar con las cuatro frases pilar, que explique en mi primer artículo sobre Ho’oponopono:

¡LO SIENTO! ¡PERDÓNAME! ¡TE AMO! ¡GRACIAS!

Estas son las Herramientas principales:

 

RESPIRACIÓN HA

La “madre” de todas las herramientas de limpieza.

El Dr. Hew Len dijo en una ocasión, que sólo la respiración “HA” puede curar la depresión. Es la inspiración de Mana (Energía Vital), elimina depresión, limpia el campo energético del cuerpo.
Al equilibrar y regular la respiración regulamos también el latido de nuestro corazón y nos sentimos más relajados.

El proceso de respiración HA es el siguiente:

1. Siéntate cómodamente, con los pies en el suelo y la espalda recta.
2. Inhala contando hasta 7 (1-2-3-4-5-6-7), a la velocidad que lo haces normalmente. No es necesario que vayas más lentamente a no ser que así lo desees.
3. Mantén la respiración mientras cuentas otra vez hasta 7
4. Exhala mientras cuentas hasta 7, y al final suelta en aire con un suspiro “haaaa”.
5. Mantén la respiración con los pulmones vacios mientras cuentas hasta 7.
6. Vuelves a empezar otra vez.
7. Repite el proceso 9 veces.

También puedes juntar los dedos índice y pulgar de cada mano, formando un aro y entrelazarlos, como el símbolo “infinito”, y mantener esta posición durante el proceso.

respiracion ha

AGUA SOLAR

agua solar azulEs una herramienta de gran limpieza de los recuerdos y memorias de la mente y de nuestro niño interior.

Necesitas una botella de vidrio de color azul. Sirve de cualquier tonalidad de azul. El tapón tiene que ser de corcho, pero que no toque el agua, solo es para que no entren impurezas o insectos dentro de la botella.

Llena la botella con agua y ponla al sol durante al menos una hora. En ese tiempo el agua se cargará de energía y ayudará a cargarla la vibración del color azul. Si está nublado puedes colocar la botella debajo de una bombilla de color azul.

Ya está preparada para beber. Puedes añadir un chorrito al resto de agua que utilices en casa, la recarga de energía y si la utilizas en la ducha, te limpia y te llena de energía.

La puedes guardar en la nevera para seguir utilizándola en cualquier momento.

VASO DE AGUA

vaso de agua

Llena hasta las tres cuartas partes de agua, un vaso de vidrio transparente y coloca en cualquier habitación de tu casa que te inspire, te ayudará a limpiar y borrar memorias, mientras no estás pensando en ello. Cambia el agua dos veces al día.

Si existe una situación de mucha emotividad, ansiedad y estrés, debes cambiar el agua varias veces a lo largo del día. El agua absorbe la negatividad y cuando la tiras lleva consigo toda la energía negativa.

También puedes escribir el nombre de la situación que te preocupa en un trozo de papel y ponerlo debajo del vaso de agua. El nombre de una persona colocado bajo el vaso hace que interactúes con ella a partir de la Inspiración y no de memorias erróneas.

Puedes agregar unas gotas de limón o de naranja al agua en representación de la Luz Divina.

 

LÁPIZ CON GOMITA DE BORRAR

lapiz con goma de borrar

Utiliza un lápiz con una goma de borrar en un extremo y da golpecitos con la goma sobre los elementos que sientas que contienen negatividad o que te generan malestar. Puede ser un libro, un ordenador, el móvil…, cualquier cosa. Esta “carga” tiene que ver con alguna memoria en ti que se está presentando para que la limpies.

Este proceso es muy efectivo en facturas, recibos, cuentas bancarias, contratos, multas de tráfico, libretas escolares, etc. No es recomendable tocar personas en este caso…

Puedes repetir el mantra de limpieza (las cuatro frases) o simplemente tocar. Al tocar sobre el tema que estás limpiando, se activa la liberación de todos los recuerdos a través de todas las generaciones desde su Creación. También puedes utilizar una goma de borrar, funciona de la misma manera.

LA LIBRETA
Algo que da muy buen resultado es usar una libreta y escribir los asuntos que quieres limpiar o las tareas a cumplir durante el día.

Pon la fecha en la página, escribe lo que quieres limpiar, o lo que te preocupa, cierra el cuaderno y da varios toques en la portada pidiendo a la Divinidad (en la que tú creas) que limpie en ti cualquier memoria que esté haciendo que tú veas esos problemas o preocupaciones que hay escritos en la libreta.

Piensa las cuatro frases cuando des los golpecitos con la goma: Lo siento, perdóname, Te amo, Gracias…
Si lo prefieres puedes utilizar un sobre y meter una hoja de papel escrita.

Si estás pasando por momentos de preocupación en la parte financiera, con cuentas retrasadas, cobros, etc., pon esos documentos dentro del cuaderno o sobre y da varios toques pidiendo a la Divinidad que limpie en ti cualquier cosa que esté generando estos problemas, o que pueda llegar a generar problemas, mientras que dices las cuatro frases.

Muy importante: Tú no estás limpiando para obtener resultados. No es para tener dinero para pagar las cuentas, para lograr aquél empleo, o aquella promoción. Tú no estás limpiando para conseguir que aquella persona, te pida perdón. Nada de eso. Estás pidiendo a la Divinidad que limpie las memorias en ti que, en este momento, están produciendo los problemas en tu vida, las ansiedades, conflictos, recelos, lo que sea. No importa saber de dónde viene el problema, aparentemente de quién, o por qué. Es difícil que el intelecto abra la mano, pero con la práctica del Ho’oponopono serás testigo de que la Divinidad sabe mucho mejor que tú cuál es la solución. Y puede proporcionarte la respuesta y bendición que ¡jamás podrías imaginar que fuera posible!

La Paz esté contigo, toda mi Paz.
La Paz del Yo

Ho’oponopono – Liberate de tus problemas y Sana tu vida

hooponopono

Ho’oponopono es una práctica que solían utilizar los antiguos habitantes de Hawai. Cuando se producía algún problema, con toda la familia presente, se iban pidiendo perdón los unos a los otros, uno a uno.

Esta práctica se hizo conocida a través del Dr. Ihaleakala Hew Len, que trabajó en el Hawaii State Hospital durante tres años, en un pabellón donde estaban internados criminales de extrema agresividad. El personal que trabajaba allí tenía miedo constante a ser atacado por los internos e iba con la espalda contra la pared. El porcentaje de bajas por enfermedad era muy alto y después de poco tiempo el personal renunciaba a su puesto. El Dr. Hew Len nunca visitó profesionalmente a los internos, aunque si los conocía y participaba en las actividades que se realizaban. Revisaba sus historiales y trabajaba en si mismo, en sus pensamientos y memorias. Y limpiaba y borraba…. Al cabo de unos meses algunos internos ya caminaban sin grilletes, a otros se les redujo la medicación. El ausentismo laboral bajó, con lo que había más personal del que necesitaban. Y finalmente el pabellón se cerró.

Ho’oponopono significa “hacer lo correcto” o “rectificar un error”. El error son los pensamientos dolorosos o erróneos del pasado que quedan dentro de nosotros provocando enfermedades y desequilibrios de todo tipo. Mediante Ho’oponopono liberamos toda esa energía que hemos ido acumulando, resolviendo los problemas que nos preocupan.

 

Pero, ¿Qué es un problema?

Un problema es el resultado de todos esos pensamientos a los que les damos vueltas constantemente, una y otra vez, memorias y emociones que nos recuerdan situaciones pasadas en las que de una u otra manera sufrimos.

Lo que verdaderamente queremos es liberarnos de esos pensamientos, de esas emociones contenidas, de ese dolor. Mediante Ho’oponopono neutralizamos esas emociones que tenemos asociadas a una persona, un lugar o una cosa, borramos esas memorias dolorosas. Y lo que borramos de nosotros también se borra de esa persona, lugar o cosa, y se borra de nuestros parientes, de nuestros antepasados… sin necesidad de que esa persona esté delante de nosotros, o que estemos en ese lugar o veamos esa cosa.

Debemos tomar 100% de responsabilidad de todo lo que pasa en nuestra vida. Sin embargo no somos culpables. Solemos buscar la causa de nuestros males en el exterior, cuando realmente están dentro de nosotros. Reconociendo esa responsabilidad podemos perdonar y a la vez limpiar las memorias erróneas.

Y hay que dar las gracias, porque todo lo que aparece en la vida nos da la oportunidad de soltar, limpiar y borrar, y así solucionar.

 

¿Y cómo se hace eso?

Se hace conectando con nuestro subconsciente, nuestro Niño Interior, el es quien almacena todas esas memorias dolorosas, debemos pedirle perdón por esas memorias almacenadas que solo nos hacen daño a nosotros diciendo:

 ¡LO SIENTO! ¡PERDÓNAME! ¡TE AMO! ¡GRACIAS!

 

¿Cuándo y cómo lo podemos aplicar?

Ante cualquier situación que nos haga sufrir. Nos dirigimos a la Divinidad (dependiendo de nuestras propias creencias: Dios, Buda, el Universo…) de esta forma nos perdonamos a nosotros mismos.

Si estamos ante una persona o situación que nos disgusta:

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Cuando vivamos situaciones que se repiten constantemente sin que sepamos cómo resolverlas:

“Divinidad, lamento que mis pensamientos erróneos hayan creado esta situación en mi vida, te ruego que limpies estas memorias”

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Si tenemos problemas monetarios o de salud:

“Divinidad, te ruego que limpies en mi lo que está contribuyendo a mi escasez, enfermedad…

¡Lo siento! ¡Perdóname! ¡Te amo! ¡Gracias!

 

Si tenemos problemas de relaciones:

“¡Lo siento! ¡Perdóname! por cualquier memoria que haya causado esto entre nosotros, por favor bórrala, cancélala ¡Te amo! Gracias, Gracias, Gracias”

 

Si tenemos problemas de trabajo o cualquier otro problema:

“Lo siento, perdóname por aquello que está en mí que ha creado esto ¡Te amo! ¡Gracias!

Hazlo siempre, para cualquier cosa, en cualquier lugar. Cuanto más lo hagas, mas soltaras y mas limpiaras, y llegará un momento que tu mente se aquietará, encontrarás la Paz interior, la Tranquilidad.

¿Y qué pasará con los problemas? Que se solucionarán.

 

La Paz esté contigo, toda mi Paz.

La Paz del YO.