Entradas

Como se expresan las emociones en el cuerpo

¿Has sentido alguna vez como si te dieran un puñetazo en el estómago cuando te dicen algo que te duele? ¿O que te cogen escalofríos cuando te dan una mala noticia?

Nuestro cuerpo se expresa de muchas formas, entre ellas mediante el dolor, nauseas, vértigo, contracturas musculares, alergias, diarreas, ardor de estómago… y tantos otros síntomas En multitud de ocasiones, casi me arriesgaría a decir todas las veces sin embargo de momento lo dejaré solo en “multitud”; estas expresiones del cuerpo son emociones que no atendemos.

Las emociones que no dejamos salir, que no dejamos expresarse correctamente acaban por manifestarse físicamente. Como no dejamos salir en forma de llanto, por ejemplo, el dolor por la muerte de un ser querido, resulta que un tiempo después sin saber porque tenemos dolor en alguna parte del cuerpo, o resulta que de repente sube nuestra presión arterial porque tenemos problemas con un familiar, o nos dan ataques de ansiedad o de pánico porque nos despidieron del trabajo hace tiempo y tememos que nos vuelva a pasar.

Si revisamos qué ha pasado en nuestra vida poco antes de que apareciera ese síntoma, resulta que nos damos cuenta de lo que lo ha provocado, y no falla, el cuerpo nunca miente.

De las primeras cosas que pregunto cuando una persona llega a mi consulta es: ¿Qué te duele? ¿Qué enfermedades tienes? Cada una de ellas me habla y es como si me fuese diciendo al oído: abusaron emocionalmente de mí, he tenido mucho estrés en el trabajo, me maltrataron, me han dicho cosas que no me han gustado, me separe, no encuentro mi lugar en mi casa… y a partir de ese punto podemos trabajar.

Sin embargo no era mi intención explicar cómo trabajarlas, hay muchas técnicas, algunas de ellas sencillas de aprender y aplicar como por ejemplo: EFT-Tapping. Si quieres aprenderla puedes consultar los cursos que realizo haciendo clic aquí.

El objetivo de este artículo es enseñarte como el cuerpo varía su actividad o las sensaciones que sentimos, dependiendo de la emoción, mira la fotografía que hay al principio del artículo.

Las emociones son ajustes que realiza nuestro cuerpo para preservar nuestra seguridad o bien para disfrutar de una experiencia. Si te encuentras en peligro puede que sientas miedo y eso prepare tus músculos y los tense para que puedas huir rápidamente. Si vas a bailar tendrás un estado de ánimo diferente y el cuerpo preparará otro tipo de músculos y de expresiones corporales para que puedas desenvolverte bien en esa danza.

Un equipo de científicos de la Universidad de Aalto (Finlandia) realizaron cinco experimentos con 701 personas; estas localizaron el lugar del cuerpo donde notaban tanto emociones básicas: miedo, amor, felicidad, tristeza…; como complejas: depresión, desprecio, envidia, orgullo…

En estos estudios, los participantes escuchaban las palabras que definen cada emoción y debían pintar donde la sentían en una silueta humana, utilizando los colores que les habían indicado para las zonas más o menos intensas.

El resultado fue una coincidencia de más de un 70% en las zonas que habían coloreado, que es el que puedes ver en la imagen.

Con estas sensaciones trabajo cada día con las personas que atiendo, y se quedan verdaderamente sorprendidas cuando, utilizando técnicas de Programación Neurolingüística (PNL), por ejemplo, en cinco minutos dejan de tener dolor de cabeza o les baja muchísimo. O en pocas sesiones dejan de fumar, cuando fumaban dos cajetillas diarias.

Aquí te lo dejo, solo tienes que hacerlo consciente, y ya verás…

 

 

Ho’oponopono – Herramientas para los problemas de dinero

Las palabras gatillo de Ho’Oponopono son palabras específicas que borran las memorias de algo concreto solamente repitiéndolas solas o junto con las cuatro frases pilar del Ho’Oponopono que explique en mi primer artículo sobre Ho’Oponopono:

¡LO SIENTO! ¡PERDONAME! ¡TE AMO! ¡GRACIAS!

Si tienes problemas de dinero, ya sea que no llega a final de mes, que te angustia que te falte para pagar esta o aquella factura o que te pase desde hace mucho tiempo, te dejo aquí unas herramientas que te ayudarán a sentirte mejor y atraer la prosperidad a tu vida.

COLIBRÍ

colibri

Cuando sientas preocupación o ansiedad por no poder pagar una cuenta, por no tener para aquello que necesitas en un momento determinado. Piensa ¡Colibrí!, esta herramienta cancela la energía negativa que sientes en ese momento, neutraliza el sentimiento que tienes en ese momento y elimina aquella memoria que te hace sentir eso.

Cambias la vibración de angustia y la elevas a una vibración de certeza de que todo va a ir bien, de esta forma posibilitas la atracción de la prosperidad y la abundancia en tu vida a partir de ese momento.

PALMERA BOTELLA

palmera botella

Borra todas las memorias que estén relacionadas con el dinero y la abundancia en tu vida.

Esta herramienta es tanto verbal como física, ya que puedes tener una fotografía donde la veas normalmente o bien comprarte la planta y tenerla en una maceta en algún lugar de tu casa.

HIBISCO AMARILLO DOBLE

hibisco

Funciona igual que la Palmera Botella. Borra todas las memorias que estén relacionadas con el dinero y la abundancia.

LLOVIZNA

llovizna

Limpia los problemas con el dinero. Repetimos la palabra ¡LLOVIZNA! Mientras imaginamos como caen monedas como si fuese una llovizna.

ZUMO DE NARANJA

zumo de naranja

El Dr. Hew Len dice que el zumo de naranja representa la luz (los rayos) del sol de la Divinidad. Así que si tienes problemas de dinero puedes hacer este ejercicio:

Imagínate que pones un billete del importe que tú quieras dentro de un vaso, y lo llenas con zumo de naranja y lo dejas allí. No importa la moneda que utilices (euros, dólares, libras…), quizás esté mejor para ti que sea la de tu país de origen. Puedes poner en ese vaso imaginario de zumo de naranja todo aquello que quieras limpiar.

El dinero tiene su energía propia, que contigo vibra de una determinada forma. Si siempre has tenido carencia, o en tu casa había discusiones por él, quizás alguna vez hayas exclamado ¡maldito dinero! ¿Tú crees que algo que maldices se presentará en tu vida?

Si haces este ejercicio limpiarás todas las memorias que tengas respecto al dinero, y así podrá fluir a tu vida.

Si tienes deudas con tus tarjetas de crédito, estás “abusando” de él, entonces puedes bendecirlo o decirle “lo siento dinero por abusar de ti”, así borrarás todas las memorias que tengas relacionadas con el dinero y las tarjetas de crédito.

Todos estos ejercicios y herramientas cambian tu vibración y tu pensamiento, desbloquean tu mente de una determinada situación y te permiten acceder a tus recursos, a una nueva forma de pensar y sentir.

La Paz esté contigo, toda mi Paz.
La Paz del Yo

El niño interior

El niño interior es en Ho’oponopono la parte más importante de nuestro ser, la relación más importante que existe en nuestra vida. El niño interior es donde están guardadas todas las emociones, sentimientos, recuerdos, olores, imágenes, sonidos, sensaciones y vivencias. En fin, todas las memorias, tanto nuestras como de nuestros antepasados.

Según Ho’oponopono nuestro ser está formado por tres partes:

  • Superconsciente, la parte espiritual
  • Consciente, la parte que toma las decisiones, donde reside el libre albedrio
  • Subconsciente, la parte emocional, nuestro Niño Interior (Unihipili en Hawaiano)

En nuestro niño interior es donde se han guardado todas las experiencias dolorosas que hemos vivido. Él percibe el mundo, nuestras relaciones y las personas de una determinada forma, según las vivencias que ha tenido. Por eso el reacciona ante determinados estímulos para asegurar nuestra supervivencia o para evitar que alguien nos haga daño. De ahí que nuestro niño interior esté siempre asustado y en situación de alerta.

Imagínate un niño de 4 ó 5 años teniendo que vivir y sobrevivir en una vida de adulto. ¿Qué pasaría si eso fuese verdad? Te puedes llegar a imaginar un niñito de 5 años camino del trabajo, que lo ha dejado su pareja o que vive una situación de peligro, por ejemplo un accidente de tráfico. ¿Cómo te imaginas que reaccionaría? Quizás abriría mucho los ojos, enmudecería y se escondería en un rincón.

Nuestro Niño es esa parte nuestra que ha estado escondida y abandonada durante mucho tiempo. Por eso hay que tratarlo con mucho amor y comprensión. Es donde limpiaremos todas las memorias que hay guardadas en nosotros y donde sanaremos. Si el niño colabora, la limpieza se hará muy rápido, para eso tenemos que ganarnos su confianza, convencerlo con amor y paciencia de que está a salvo, de que cuidaremos de él, como adultos, pase lo que pase. Y también de que jugaremos y reiremos con él, como se hace con los niños.

El origen de las enfermedades físicas o los trastornos emocionales está en nuestro niño interior, esos síntomas nos alertan de que algo no está bien. Y es allí, en el mismo nivel en que se crearon, donde deben sanar.

Te ofrezco una meditación que he creado para ti. Puede servirte de guía para volver a contactar con ese niño, para tratarlo con amor, respeto, comprensión. Para ir liberando esas memorias almacenadas en su interior y recobrar el equilibrio y la paz en tu vida.

Te deseo la Paz más allá de todo entendimiento.

 

¿Qué es el duelo?

El duelo es el proceso que sigue a la pérdida de un ser querido, una mascota, un trabajo, una relación de pareja, una amistad, la casa, etc.. En ese momento puedes verte invadido de muchos sentimientos, a veces contradictorios: alivio, ira, tristeza, apatía, inseguridad, puedes sentirte engañado, dolido o simplemente vacío. O puede que tengas sensaciones físicas, como insomnio, mareos, náuseas… Puede que esas emociones o esos sentimientos sean más intensos de lo habitual o que estés sorprendido porque no eres capaz de verter ni una sola lágrima.

Cada persona es única, y cada persona puede sentirse de una forma completamente diferente. Unos lloran, otros no lo hacen; unos hacen deporte, los otros se vuelcan en el trabajo; mientras unos hablan con sus amigos, otros pueden encerrarse en sí mismos.

El elaborar y gestionar un duelo consiste en aceptar la pérdida que hemos sufrido y encontrar un nuevo objetivo en la vida. No se trata de reemplazar aquello que has perdido, sino liberar esas emociones que se acumulan y conectar con los recursos que todos tenemos en nuestro interior, comprendiendo que está pérdida forma parte del proceso de la vida, y que esta sigue.

Permíteme generalizar cuando te digo que el duelo consta de varias etapas, como ya he dicho antes, todos somos únicos:

  1. Negación: es aquella fase en la que parece que estés viviendo en un sueño, como si lo que estás viviendo no fuese real, o quizás sientes que aquella persona aparecerá por la puerta en cualquier momento. Si la pérdida es muy inesperada se puede entrar en estado de shock. También pueden aparecer síntomas físicos como: frío, nauseas, vértigo, desequilibrio…
  2. Culpa: en esta fase puedes sentir como si no hubieses hecho lo suficiente por aquella persona/relación/mascota o no te hubieses portado bien con ella por cualquier causa.
  3. Ira/Rabia: puede que tengas estos sentimientos por quedarte solo, por haber perdido aquello. En esta fase es muy importante dirigir esos sentimientos hacia el exterior y poder así liberar todas las emociones.
  4. Resignación: empiezas a darte cuenta que aquello que has perdido ya no volverá. También puede que sientas como si no pudieses vivir sin lo que has perdido. Puede que te abandones, dejes tus hábitos cotidianos, o sientas una profunda tristeza. También hay personas que deciden cambiar mobiliario o su aspecto físico.
  5. Aceptación: en esta fase aceptas la pérdida que has sufrido y tomas conciencia de que tienes que seguir tu vida. Seguir con tu vida no significa que olvides, que quisieses menos, o que no tuviese significado para ti. Lo que has perdido siempre seguirá formando parte de ti, pero no es necesario sufrir. Si tienes dolor o sufres más o menos tiempo no es que quieras librarte de ello. Es que necesitas continuar…

 Es muy importante pasar todas las etapas del duelo lo más rápidamente posible, para evitar sufrir innecesariamente. Para ello se pueden realizar diferentes acciones y/o rituales, enfocados a despedirte de aquello que has perdido.

¿Cuándo acaba el duelo?

Depende de cada persona, cada uno tenemos tiempos diferentes. Es simple, el duelo acaba cuando ya no sientes dolor al recordar.

¿Qué pasa si después de unos meses tienes alguno de estos síntomas?

  • Estás triste y deprimido.
  • No puedes continuar con las actividades diarias.
  • No puedes concentrarte, comer, dormir o relacionarte con los demás como antes.
  • Tienes el sentimiento de que no puedes continuar viviendo sin aquello que perdiste.
  • Piensas en lastimarte a ti mismo

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa. Es el momento de buscar ayuda.

La Biodescodificación, la PNL (Programación Neuro-Lingüística) o la Hipnosis Ericksoniana pueden ayudarte a darte cuenta de tu forma de pensar y sentir, de que el problema no está en el hecho en sí mismo, sino en cómo lo vives, las emociones y sentimientos que te envuelven. Te darás cuenta de la forma en la que puedes conectarte contigo mismo y con los momentos felices que has vivido antes de la pérdida. Te liberaras de todos los sentimientos de dolor y sufrimiento, y podrás seguir adelante.

 

¿Qué puedes hacer ante un gran disgusto?

Hay momentos en nuestra vida en que recibimos malas noticias, o nos pasa algo que nos afecta muchísimo. Un hecho que para nosotros puede llegar a ser traumático, lo que solemos llamar un gran disgusto. Es en esos momentos cuando se puede quedar grabada en nosotros una emoción que si no sabemos o no podemos liberar en ese momento, generará lo que en Biodescodificación llamamos un Bioshock.

Dependiendo del hecho, surgen diferentes tipos de emociones (dolor, ira, rabia, culpa, impotencia, rencor…). A veces se desbordan, y podemos llegar a tener síntomas físicos como temblor en el cuerpo, mucho frío, náuseas, incluso podemos llegar a sufrir una pérdida momentánea del conocimiento o desmayo… Son estrategias de nuestra mente que desvía el dolor emocional hacia el cuerpo.

Por eso, si tienes un gran disgusto lo más importante es que saques de ti esas emociones, hay que desviarlas hacia el exterior. Mejor fuera que dentro de ti.

Para sacar esas emociones puedes hacerlo de diferentes maneras, dependiendo de cuál sea la forma en la que te expresas mejor:

RESPIRA: en el momento puedes intentar ser consciente de tu respiración. Inspira hondo y expira tres veces para sacarte ese peso de dentro del pecho y ¡muévete! Aunque son más eficaces las formas que te indico a continuación, si te es posible.

HABLA: llama a alguien en el que tengas confianza y que sepa escucharte, mejor si te encuentras con el/ella en persona. Explícale lo que te ha pasado, lo que has sentido, que emociones tienes en ese momento. No seas racional, saca de dentro todo lo que tienes hasta que ya no te quede nada dentro.

GRITA: el grito en momentos de extrema tensión puede ser muy liberador. Vete al medio de la montaña, debajo de una via de tren (como hacía Liza Minelli en Cabaret). Y si no puedes hacerlo así, cierra los ojos, imagínate que estás en un lugar donde nadie puede oírte y allí gritas en tu imaginación.

ESCRIBE: es una muy buena forma de liberar las emociones contenidas. No hace falta que sea algo bien escrito, simplemente abre el tapón de tu alma y vacíala. Escribe todo lo que te venga a la cabeza, en el orden que se te vaya ocurriendo, y si son palabras malsonantes no te preocupes. Solo vacía.

BAILA: pon música y déjate llevar por ella, tal y como la sientas, como si tu corazón y tu cabeza estuviesen en todo tu cuerpo. Y si por un momento tienes que poner la música alta ¡hazlo!

LLORA: seas hombre o mujer, llora si así lo sientes. Y si quieres cierra los ojos mientras lo haces y háblale a la persona que te ha disgustado, dile lo que sientes.

Si se te ocurre alguna otra vía ¡explórala!,  ¡expresa aquello que sientes! Como ya te he dicho, es mejor que esté fuera que dentro de ti.